ESPECTACULOS

Una hipótesis que coloca a Estados Unidos y Reino Unido detrás de la escalada terrorista en Europa

El periodista y ex espía ruso Daniel Estulin disecciona en su libro Fuera de control, los componentes del nuevo escenario geopolítico a la luz de una hipótesis inquietante: tanto los últimos atentados en París atribuidos a la organización Yihadista como la crisis de los refugiados, serían controladas y hasta propiciadas por las grandes corporaciones y los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido.

Responsive image
Share on Google+




Estulin, que alerta sobre los equívocos y trampas en torno a la llamada "guerra contra el terrorismo", acusa al gobierno norteamericano y al inglés de financiar y apoyar a los grupos terroristas y asegura que episodios como el ataque contra el teatro Bataclan y otros focos parisinos el pasado 13 de noviembre no responden a una guerra religiosa sino a una estrategia geopolítica liderada por las potencias occidentales.

"La llamada guerra global contra el terrorismo se ha convertido en uno de los mayores engaños criminales de la historia moderna", asegura el autor, para quien el Reino Unido no sólo es el epicentro y el hogar de decenas de las organizaciones terroristas internacionales más sangrientas, sino que "los terroristas afincados en Inglaterra operan amparados por el gobierno y la Corona británicos".

No es la primera vez que el periodista y ex espía genera polémica con sus investigaciones, quien en una obra anterior, Desmontando a Wikileaks, había cuestionado el caso de Edward Snowden poniendo al descubierto los orí¬genes como hacker, espí¬a y mercenario de Julian Assange, el fundador de Wikileaks.
Ahora en Fuera de control (Planeta), Estulin plantea la vinculación de algunos estados europeos con el financiamiento del terror islámico sobre el mundo, una movida que según vaticina aumentará cada vez más la tensión con las naciones islámicas y desatará una crisis mundial sin precedentes.

Tras el fin de la Guerra Frí¬a y las secuelas bélicas provocadas como consecuencia de la desintegración del bloque del Este, el mayor foco de tensión en el mapa geopolítico actual está relacionado con la irrupción de facciones extremistas que enarbolan como bandera una visión radicalizada del islam y que según la teoría del periodista resultan funcionales a coaliciones que trascienden a los gobiernos democráticos y detentan su poder desde las sombras.

"La guerra global contra el terrorismo es una invención basada en la mentira y la idea equivocada de que un hombre, Osama bin Laden, fue más listo que los Servicios de Inteligencia estadounidenses, dotados de un presupuesto anual de cuarenta mil millones de dólares. La guerra contra el terrorismo es una guerra de conquista", sostiene Estulin al comienzo de su voluminoso trabajo, que abarca más de 700 documentos analizados.

"¿Te has fijado en que allí¬ donde haya un paí¬s con un gobierno independiente que tenga reservas petrolí¬feras o recursos financieros, agrí¬colas o estratégicos que no se hayan sometido aún al control corporativo transnacional siempre existe una campaña liderada por Estados Unidos para destruirlo?", alerta el periodista.

Fuera de control está dividido en tres núcleos -"El juego del diablo", "Los saudí¬es" y "El ISIS y todo lo demás"- que ponen el foco en la complicidad de las grandes potencias con el Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS), que funciona como un instrumento al servicio de la estrategia de la guerra civil y está financiado y armado por las mismas fuerzas lideradas por Estados Unidos que lanzan bombas en esa región.

Nacido en la Unión Soviética en 1966, Estulin fue agente de contraespionaje de la KGB y ha dedicado gran parte de su vida al trabajo periodí¬stico, especialmente a la investigación. Sus libros, publicados en 67 paí¬ses y traducidos a 44 idiomas se han convertido en todo un fenómeno, con seis millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

Para el ensayista, tanto el ISIS como otros movimientos islámicos extremistas -como Al Qaeda o los talibanes- son el resultado de objetivos polí¬ticos a largo plazo diseñados en Washington y Londres, y financiados a través de organizaciones benéficas saudíes.

"No estamos a salvo. No tanto de los terroristas, sino de quienes los financian, les suministran armamento, los entrenan y los utilizan para sus propios objetivos a largo plazo -denuncia-. El objetivo final de la guerra global contra el terrorismo es subyugar a los ciudadanos, despolitizar totalmente la vida social en Estados Unidos, impedir que la gente piense y conceptualice..."

Estulin destaca también el rol de Arabia Saudí¬ como factor decisivo para propagar el islamismo radical por todo Oriente Medio: en esa línea los saudí¬es -que gobiernan en virtud de una alianza centenaria con los fanáticos wahabí¬es- son la mayor fuente de financiación del terrorismo yihadista global.

Desde la ironía del título, el autor intenta decir que nada está fuera de control y que el aparente "descontrol" mundial de los grupos terroristas está dentro de los cálculos que los propios financistas han establecido.

La estrategia de la coalición anglo-americana es clara para Estulin: como sucedió en Irak, Libia o Afganistán, el objetivo es "destruir el paí¬s, matando a lí¬deres y desmontando economí¬as".


Fuente: Telam.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000