ESPECTACULOS

La cineasta chilena Isidora Marras debuta con la coproducción No soy Lorena

Tiene entre sus figuras centrales a su compatriota Loreto Aravena y al argentino Lautaro Delgado.

Responsive image
Share on Google+




El filme cuenta la historia de una actriz que, mientras intenta subir peldaños en su carrera, está preocupada hasta donde puede por su madre, afectada por una temprana senilidad, se la pasa yendo y viniendo de superficiales relaciones afectivas y, como si todo eso fuese poco, es víctima de una insólita usurpación de identidad.


En diálogo con Télam, Marras habló de cómo nació este proyecto en coproducción y de la forma en que encaró una historia tan ligada al mundo de las múltiples personalidades que pueden construir una sola en medio de la agitada vida urbana del presente.

-¿Cómo llegas a este primer largometraje?
-Estudié dirección audiovisual en la Universidad Católica de Chile, donde dirigí dos cortometrajes e hice un tercero en el marco de una beca en La Fémis, escuela de imagen y sonido de París. Al salir de la universidad comencé a escribir junto a Catalina Calcagni, guionista y ex-compañera "No soy Lorena", basado en una experiencia que me estaba ocurriendo en ese momento: me llamaban de empresas para cobrarme deudas de una mujer que no conocía.

-¿Cómo siguió esa historia?
Eso derivó en varias situaciones muy absurdas y raras. Ahí decidimos escribirla y presentarla a un concurso de cine Digital que ganamos, el Lastarria 90 cine digital. Luego nos asociamos con dos productoras: Don Quijote Films y Forastero. Junto a ella presentamos el proyecto al Fondo Audiovisual de Producción y lo ganamos.

-¿De qué forma aparece la participación argentina en el proyecto?
-La idea de la participación argentina nace cuando vi en Buenos Aires la versión del "Zoo de Cristal" de Romina Paula y allí vi por primera vez el trabajo de Esteban Lamothe y me gustó mucho.

-¿Le propusieron algo?
-Si, ser parte del proyecto y aceptó pero luego no calzamos por compromisos varios. Tras su aceptación inicial establecimos la idea de coproducir con Carrousel Films. Como Esteban ya no podía nos propusieron a Lautaro Delgado. Tras conocerlo y ver su trabajo no me cupo duda que él tenía que ser parte del proyecto.

-¿Se podría sintetizar la historia de tu filme como la de una mujer que está buscando su propia identidad?
-Es una forma de sintetizarla. La película trata sobre la identidad en diferentes formas, nos invita a pensar en cómo nos paramos hoy como individuos en una sociedad en que el consumismo nos ha llevado a estandarizarnos y convertirnos en números.

-Olivia tiene la necesidad de transgredir... ¿Cómo haces equilibrio en esta danza de personalidades atribuibles a un mismo personaje?
-La búsqueda del equilibrio viene a través de su oficio: es actriz, por lo tanto tiene las herramientas para manejarse en los distintos escenarios en los que ella misma se pone. Se está poniendo a prueba y se lleva al límite.

-Por momentos el personaje de Olivia parece sacado de un relato de Polanski. ¿En qué punto lo que se ve es su interpretación de la realidad y en qué punto es realista?
-La película está contada totalmente desde el punto de vista de Olivia, por lo tanto su percepción de la realidad está inmersa en todo el relato.
Cuando uno no está bien pareciera que todo lo que nos rodea es más triste, cuando estamos felices nuestro entorno por algún motivo parece más feliz.

-¿Hacés una apuesta por la subjetividad?
-Para mí el realismo objetivo no existe, la realidad de cada uno siempre está influenciada por nuestra psicología y lo que nos pasa. ¿nunca te has sentido perseguido por alguien en la calle?¿O que te pasan cosas absurdas que no entiendes cómo pueden ocurrir? Aquí todo confluye... Olivia se mueve en un mundo que se torna absurdo pero que es real y en el que va a descubrir que está metida en un lío más grande de lo que pensaba.

-¿Cómo fue el trabajo con Loreto Aravena?
-Es una tremenda actriz. No teníamos mucho tiempo para ensayar porque ella estaba trabajando en una serie justo antes del rodaje, por este motivo tuvimos que ser muy aplicadas: conversamos mucho sobre Olivia y le pedí que siempre estuviera consciente del estado emocional del personaje en cada escena del guión y así lo hizo. Pudimos conectar muy bien.

-¿Cómo pensás que seguirá tu carrera cinematográfica?
-Ahora estoy escribiendo mi segundo largometraje, es una comedia negra sobre el uso de la irreverencia para defender la libertad de expresión en Chile durante la dictadura, al igual que "No soy Lorena" está basada en un hecho real. Mi rumbo es seguir contando las historias que me llaman la atención hasta que me aburra y no creo que eso pase.


Fuente: Telam.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000