ESPECTACULOS

Después de la saga ''Hush, Hush'', Becca Fitzpatrik vuelve con una novela unitaria

''Mentiras peligrosas'', nos sumerge en el peligro que envuelve a Stella Gordon, la protagonista, obligada a usar un nombre ajeno y a vivir en un recóndito lugar de Nebraska, ocultando su verdadera identidad.

Responsive image
Share on Google+




La autora de la exitosa saga que la hizo famosa con los libros Hush, hush,Crescendo, Silencio y Finale, deja de lado ese mundo de hechos y seres inexplicables como los ángeles caídos, que causó furor entre los adolescentes, para encarar una historia donde el suspenso es uno de los ingredientes fundamentales.

Nacida el 3 de febrero de 1979 en Centerville (Utah), Fitzpatrick se graduó en abril de 2001 en la Universidad Brigham Young en Ciencias de la Salud y después de atravesar por distintos trabajos se dedicó a la escritura.

Este libro, publicado al igual que los anteriores por Ediciones B, se inicia a partir de un hecho violento por el que Stella se ve obligada a entrar en un programa de protección de testigos y a dejar a sus amigos, su casa, su escuela, y emprender un camino desconocido.

La causa se desencadena de golpe con el asesinato de un hombre involucrado en el narcotráfico que ocurre en su casa, en la que vive su madre adicta -enviada a rehabilitación- y un hombre acusado de asesinato en primer grado, Danny Balando, que debe esperar en la cárcel hasta el día del juicio. Testigo de lo ocurrido, la protagonista sin saber lo ocurrido con su novio Reed, deberá seguir a los alguaciles que la recluyen en un lejano lugar (Thunder Baisin) para que nadie logre encontrarla y matarla.

A partir de ese cambio abrupto de vida, el nuevo escenario y los personajes que comienzan a cruzarse con ella, la sospecha permanente, el temor a ser reconocida, y los desafíos a los que se enfrenta van armando un relato que se lee de un tirón por los recursos narrativos que la autora pone en juego y que la han convertido en un bestseller.

Obligada a vivir con una policía retirada, Stella se las ingenia para tratar de ensanchar los límites y entabla relación con un vecino, Chet Falconer, lee a escondidas las cartas de su novio Reed que se trajo de contrabando y consigue trabajo en un bar, siempre bajo la vigilancia de Carmina Songster.

Fitzpatrick ha confesado que sus años de adolescencia fueron muy complicados, que tuvo que tratar de entender quién era para poder seguir adelante y por ese motivo decidió que su escritura estuviera orientada a los jóvenes, consciente de las dificultades de esa etapa de la vida, donde los sentimientos fluyen sin control y uno no tiene todavía las riendas de su propia vida para poder solucionar diferentes situaciones.

Esto se ve con claridad en esta última novela donde Stella pasa por situaciones extremas, con una madre adicta y un padre ausente desde su nacimiento. Ante un hecho terrible, ella se ve compelida a abandonar toda la poca seguridad que tenía y marchar hacia un destino incierto.

Paradójicamente, donde menos se espera surgen nuevas posibilidades, como las que experimenta la protagonista que casi sin darse cuenta se va amoldando a su nueva situación, a un lugar totalmente distinto al que estaba acostumbrada, a trabajar en un bar, mientras su vida afectiva se restablece de a poco, lo que le permite hacer frente a situaciones terribles.

Sin ningún tipo de afán didáctico, la autora se guía con astucia por los entresijos de la trama, que nunca es lineal y siempre muestra los claroscuros de la vida. Los personajes que aparecen en ese escenario son creíbles y se perfilan a lo largo de una historia ágil, donde también todo gira alrededor de la mirada de una adolescente con sus incertidumbres, su capacidad de entrega y de ver -más allá de todo tipo de contratiempos- la parte positiva de las cosas.

Personajes como Chet y su hermano Dusty, su cuidadora Carmine, el pérfido Trigger McClure, la camarera Inny, entre otros, irrumpen en su refugio secreto, en ese lugar, en el que nadie sabe cuál es su verdadero yo y aún así el peligro acecha y cada vez siente la cercanía de su pasado que nunca podrá dejar atrás.

"Los secretos de los que huía habían acabado por atraparme. Pero los detectives se habían ido ya y el mundo empezaba a ralentizarse. Sentí que los amplios espacios abiertos que rodeaban la granja también me envolvían. Mis problemas se sumieron en las sombras y la vida volvió a parecer sencilla. Sentí un alivio frío y dulce. Esa noche Thunder Basin no parecía una prisión, sino más bien una puerta abierta al fi nal de un camino largo y doloroso, invitándome a acercarme. Era mi santuario", dice Stella en esta novela unitaria que conquistará al público joven.

Luego de su exitosa saga hay que recordar que Becca Fitzpatrick, amante de los zapatos y de las series criminales, ya es una autora de culto para los adolescentes que la siguen en varias partes del mundo ya que sus libros han sido traducidos a varios idiomas.


Fuente: Telam.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000