ESPECTACULOS

Expulsados, lejos de los estereotipo superficiales del punk

La banda de punk Expulsados adelantará los temas de su próximo trabajo discográfico Suicidas y sicarios y recorrerá canciones de álbumes anteriores.

Responsive image
Share on Google+




"Antes no existía tanta interacción entre bandas ni tampoco la había en las giras. Está buena la unión que se logró. La amistad entre bandas es una realidad que se puede ver sobre el escenario, al igual que la del no conflicto", expresa enérgicamente Sebastián, frontman de Expulsados, sobre la fecha punk que compartirán con otros grupos el próximo sábado en Palermo, en diálogo con Télam.

Tras siete años sin novedades discográficas (el último trabajo fue "Retrato de un cazador", de 2009) la banda que se completa con Nano Expulsado en guitarra, Pablo Expulsado en bajo y coros y Gabriel Expulsado en batería, hace una pausa en el proceso de "Suicidas y sicarios" para estrenar algunas de las canciones que integrarán el futuro CD.

Si bien la fecha de lanzamiento de este séptimo álbum de estudio con canciones propias (en su discografía también ostentan dos sólidos trabajos de covers: "Altoparlantes" y "Altoparlantes 2") estaba previsto para el año pasado, tras varios cambios en la formación y otros condimentos de la vida, se debió postergar.

"Grabamos el disco más de una vez. Cuando surgen cambios de integrantes es muy feo que salga el disco con músicos que no van a estar tocando después, entonces por nuestras convicciones quisimos hacerlo de nuevo con la gente que iba a salir a tocar", explica el líder del cuarteto, sobre el tiempo que llevó definir el nuevo registro discográfico.

"El lanzamiento está planeado para que salga antes de mitad de año pero depende de las fechas de la discográfica", anticipa el vocalista al tiempo que describe al disco con la misma estética musical y la "influencia de la fuerte carga ramonera" que definieron a Expulsados desde su gestación, a comienzos de los 90.

"Al principio nos manejamos de manera lineal y muy concreta pero con el tiempo fuimos incorporando variaciones de coros para generar otras sensaciones y también metáforas en las letras. Seguimos utilizando el mismo canal en la manera de expresarnos, lo que fuimos cambiando fue la expresión, en la búsqueda de contar cosas que no sabíamos cómo decir", afirma sobre la dinámica de la banda que lleva más de dos décadas rockeando en el circuito under.

"No sé si lo podemos llamar evolución, seguimos diciendo cosas a través de las canciones, a veces con acordes que no corresponden al ABC del estilo ramonero, elementos de otras bandas u otros instrumentos, pero sin el prejuicio de decir: 'frenamos acá porque los Ramones llegaron hasta acá'. La raíz sigue siendo la misma, y estamos contentos donde estamos", enfatiza Sebastián.

En la misma línea, asevera que nunca pensaron "en un camino creativo, siempre seguimos lo que nos sale y al sentimiento del momento. No nos obligamos a alejarnos del estilo porque sí. Si surge, estaríamos dispuestos siempre y cuando sea genuino y sintamos la necesidad de hacerlo".

-¿El punk es una cuestión de edades?
-No lo creo. Existe el estereotipo de morir joven en el punk y es bien visto, pero siempre me pareció una estupidez. Algo acuñado por McLaren para los Sex Pistols, una campaña amarillista de publicidad que nosotros tomamos como palabras mayores. No sabría decirte qué es el punk porque lo vivo, no es edad ni nada que sea palpable, es el sentimiento cuando tocás o escuchás música.

-¿Cuál es tu juicio sobre el punk?
-El concepto del punk estuvo y está relacionado con las drogas, las crestas, ver quién está más reventado y esas cosas que son muy superficiales, pero por otro lado también están las letras de los Clash sobre la desocupación, sobre el momento con fundamentos reales, y eso es el punk, no la cosa efímera que además resulta contraproducente para quien lo escucha, no es que te están dando fuerza para aguantar y superar malos momentos, como los Ramones, eso es original y auténtico.

-¿Cuál es el peso que tienen los músicos sobre el escenario?
-Quieras o no tenés una responsabilidad al estar frente al micrófono. Cuando cantás, le estás diciendo algo a alguien. No hablo de calcular lo que se dice sino de ser coherente con lo que se canta y con lo que le dirías a tu amigo. Muchas cosas le hicieron mal al punk: la destrucción, la violencia, las peleas entre el público y situaciones como arruinar baños en recitales. Esas circunstancias le cerraron las puertas a las bandas de punk. Eso no va con el punk, el punk es todo lo contrario.

-Pero muchas veces se asociaron gratuitamente el punk y el anarquismo...
-El punk y el anarquismo fueron el leitmotiv que se vociferó muchas veces desde arriba del escenario. No hubo intención por parte del público de analizarlo. El tipo que va al recital y le pega a un pibito de diez años, no creo que entienda mucho de anarquismo.

-¿Cuál es el discurso de Expulsados?
-No tenemos ni hacemos una bajada de línea, ni posición política dentro de lo musical, porque la música para nosotros es un fin en sí mismo. A veces se busca ser noticia diciendo una frase escandalosa pero a nosotros nos sirve relatar historias de la vida cotidiana y eso, en el marco de la canción, es lo mejor. Que una persona esté haciendo algo por el éxito no me parece muy interesante.


Fuente: Telam.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000