MUNDO

Occidente aumenta su presión sobre Rusia para que detenga los bombardeos en Siria

La ONU abordó ayer a puerta cerrada la situación de los miles de civiles que se han visto obligados a huir de Alepo y otras áreas del norte del país árabe ante la ofensiva lanzada por el régimen de Al Assad con el apoyo ruso. Moscú rechaza críticas de la OTAN y afirma no socavar la paz

Responsive image
Share on Google+




Naciones Unidas, 11 feb (EFE).- Francia, Reino Unido y otros países presionaron ayer en la ONU a Rusia para que detenga sus bombardeos en torno a la ciudad siria de Alepo, mientras España y Nueva Zelanda plantearon una pausa humanitaria que permita la entrega de ayuda.

A petición de esos dos países, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abordó a puerta cerrada la situación de los miles de civiles que se han visto obligados a huir de Alepo y otras áreas del norte de Siria ante la ofensiva lanzada por el régimen con apoyo ruso.

El encuentro, nuevamente, sacó a relucir las profundas divisiones que existen en el Consejo, en vísperas de que el Grupo Internacional de Apoyo a Siria se reúna mañana en Múnich (sur de Alemania) para intentar reanudar las conversaciones de paz de Ginebra.

"El régimen y sus aliados no pueden pretender que están tendiendo una mano a la oposición mientras con la otra están tratando de destruirla", dijo el embajador francés, François Delattre, a su llegada a la reunión.

Delattre insistió en que detener los "bombardeos indiscriminados" sobre Alepo y otras zonas no es un "favor" que se le pide a Damasco y a Moscú, sino que es su "obligación" bajo las leyes humanitarias internacionales y las resoluciones del Consejo de Seguridad.

El representante francés insistió en que unas "mejoras tangibles en la situación humanitaria son condición para una negociación política creíble".

Mientras, el embajador británico, Matthew Rycroft, defendió que Rusia debe dar respuesta a las "preocupaciones" que muchos tienen sobre sus actuaciones militares en apoyo del Gobierno sirio.

"Tienen la obligación de usar su influencia en el régimen de (Bachar) al Asad para un alto el fuego, lograr acceso humanitario y parar estos bombardeos aéreos", defendió Rycroft en declaraciones a los periodistas.

El Consejo de Seguridad recibió la última hora de la situación en torno a Alepo a través del jefe humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, que en los últimos días ha advertido repetidamente del enorme peligro que vive la población civil, con miles de personas que han dejado sus casas y que en muchos casos se acumulan junto a la frontera turca.

"Lamentablemente los ataques rusos han sido una causa directa de esta crisis alrededor de Alepo", dijo a los periodistas el embajador neozelandés, Gerard van Bohemen, cuyo país es junto a España uno de los responsables del dossier humanitario sobre Siria en el Consejo de Seguridad.

Van Bohemen explicó que en la reunión solicitó una "pausa humanitaria" en Siria, que permita el suministro de ayuda a varias zonas sitiadas, y dijo que todos los países quieren que se retomen las conversaciones de paz cuanto antes.

Sin embargo, reconoció abiertamente que hay "una gran división" en el Consejo en todo lo referente a Siria por las campañas militares en curso.

Rusia se mostró abierta a discutir esa pausa humanitaria, pero dijo que para ello es necesario que antes se retome el diálogo entre el Gobierno y la oposición, suspendido por los rebeldes precisamente por la ofensiva gubernamental contra Alepo.

Su embajador en Naciones Unidas, Vitaly Churkin, dijo a los periodistas que Moscú llevará sus propias ideas en este sentido a la reunión de Múnich.

Churkin aprovechó además para atacar con dureza a "otros Estados miembros" del Consejo de Seguridad por "utilizar los asuntos humanitarios para desempeñar lo que consideramos un rol destructivo en el proceso político".

"Lo hemos visto antes. Cada vez que ha habido un esfuerzo político serio ha habido un gran clamor sobre un área o asunto en particular", dijo el representante ruso.

Churkin adelantó que ante ese "uso" del dossier humanitario que hacen otros en el caso de Siria, su país va a solicitar que el Consejo trate semanalmente la situación humanitaria en Yemen, donde acusa a EE.UU. y Reino Unido de apoyar activamente los bombardeos de la coalición árabe contra los rebeldes hutíes.

Rusia también tiene previsto convocar una reunión para hablar de las víctimas civiles de los bombardeos que la OTAN llevó a cabo en Libia en 2011 y de cómo ha evolucionado la situación humanitaria en el país desde entonces.

Fuente: EFE

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000