OPINIÓN

La sensación de sentirnos cada vez más huérfanos de la política.

Las desilusiones se suman día a día por parte de los sectores que deben dirigir los destinos del país.

Responsive image
Share on Google+




Cada dia nos sentimos mas huérfanos de la honradez. Por Alvaro Trejo 

 

Casi todos los días, por no decir todos los días, nos desayunamos con informaciones que vinculan a nuestros referentes sociales y políticos en actos de corrupción, nos desayunamos con una mala nueva diaria que nos hace perder de a poco la fé que teníamos en ese futuro para nuestros hijos.

Nuestro sistema de gobierno es representativo, republicano y federal, es decir que las personas que detentan los cargos públicos en su mayoría, fueron elegidos por nosotros, son representantes de lo que nuestras decisiones avalaron para que estos estén en donde están, siendo los que conducen los destinos de nuestra república.

De esta manera podemos decir que los argentinos depositamos muchas de nuestra subjetividad en nuestros políticos,  les entregamos a ellos la potestad de hacer con el país lo mejor que se pueda para el futuro propio y el de nuestros hijos, es decir que tomamos un compromiso de confianza para con estos, esperando que esa confianza depositada se vuelva una satisfacción que nos complete como personas y como país, una confianza que pueda generar trabajo, educación, salud y bienestar general.

Lamentablemente esta confianza se ve defraudada a diario cuando nos enteramos que un ex funcionario, se vio involucrado en una cinematográfica escena delictiva donde casi 9 millones de dólares en bolsas se arrojaban dentro de un convento; se ve defraudada cuando nos enteramos que otros funcionarios incluidos el presidente, tienen cuentas en paraísos fiscales producto de la evasión impositiva a las arcas nacionales, nos defrauda la política cuando nos sube excesivamente las tarifas de luz, agua y gas, nos defrauda cuando vemos que “justificadamente” los políticos hacen negociados millonarios que solo favorecen a ellos mismos y a sus familiares. Y esto es solo por nombrar algunos ejemplos.

Es así que como niños desorientados caminamos los senderos del día a día, sin saber a ciencia cierta conque maravilla nos llegaremos a topar en nuestro andar, de donde vendrá la nueva decepción política y social, nos encontramos perplejos casi impávidos de tanto asombro por la constante corrupción que nos abofetea la cara todas las semanas.

Y así andamos…tristes, destrozados los nervios y las esperanzas, andamos defraudados por quienes como padres nos tenían que cuidar, nos golpeamos las retinas con los medios de comunicación que nos informan de cómo los valores morales se desintegran en la realidad del todo vale, donde los funcionarios no funcionan como decía Galeano, donde el que gobierna se olvida de mí y solo se acuerda de sus amigos, donde los que se fueron se tiñeron de corrupción y descredito, donde ser un ciudadano decente solo sirve para ser parte del voto necesario que necesitan algunos inescrupulosos para gobernar.

Para finalizar estas líneas, no queria despedirme sin citar al gran poeta del siglo xx, Enrique Santos Discepolo, alias Discepolín : “No quiero que tu rayo me enceguezca entre el horror, porque preciso luz para seguir...”. Talvez estos versos solo sean una súplica más de esperanza en quienes nos gobiernan, o solo la catarsis silenciosa de un pueblo que está solo y espera.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000