OPINIÓN

El rol de la mujer en la iglesia católica. Una sorpresa de 2000 años.

algunos apuntes para pensar y repensar que es lo que a diario vivimos.

Responsive image
Share on Google+




Si nos ponemos a pensar cual es el rol en la mujer en la iglesia católica, seguramente nos sorprenderemos de ver tanta desigualdad a la hora de ejercer los roles y de significar la participación de estas en las instituciones católicas.

La iglesia desde que la conocemos como institución moderna, jamás cambio la raíz del machismo que defendía y defiende, una institución que al rol de “dirigir una misa” siempre estuvo en las manos del sacerdote, en una institución que habla del respeto, el amor al prójimo, compasión y demás valores que infunden a sus seguidores, pero que por supuesto desde la superioridad del hombre hacia la mujer, dejando los cargos mas elevados en jerarquía a los hombres y depositando las tareas de menor importancia en manos de las mujeres.

Realmente es algo llamativo e irracional notar estos comportamientos, cuando en la biblia hay fragmentos dedicados a la igualdad de género y respeto hacia la mujer, mostrándonos claramente que en toda institución hay una intención política en la conducción de la iglesia católica, por parte de quien escribe y modifica los textos a conveniencia propia.
Para hacer un poco de historia, basta con leer la historia del renacimiento, en donde  se quemaron cientos de miles de mujeres acusadas de brujería, pero en realidad eran exterminadas solo por el hecho de  intentar aprender conocimientos básicos como leer, porque la biblia o intentar interpretarla,  podría acceder a lo que esta decía, a sabiendas de que si alguien “sabe” puede decir y criticar el poder dominante de los hombres.

Los reyes , que eran poderosos porque Dios lo quiso así, tenían la anuencia de la iglesia para poder ejercer esa concepción divina de superioridad ante los demás integrantes del pueblo. Una iglesia que en vez de intentar unirnos, separa el pensamiento colectivo, separa la comunicación entre nosotros, una iglesia que reprime pensamientos,  juzga al diferente, cercena la libertad de expresión,  sustituyéndolo  por una “fe”, a la que se debe seguir ciegamente.

Observando los cleros eclesiásticos, ministros, el papado y reuniones que hacen en la iglesia para reforma de su constitución o para debatir algún tema, uno no ve ninguna mujer, solo la que pasa dándoles el agua y eso que a veces son monjas, a nuestro parecer es algo injusto, las mujeres tienen muchas capacidades y pueden ser mucho más justas que un hombre. Una monja mientras que hace votos de pureza, humildad, pobreza, vanidad  y otra infinidad de votos, para llegar a ser directora de un seminario de monjas, mientras que un seminarista,  viajando por el mundo siendo “misionero”,  puede acceder a cargos muy altos, haciendo nada o muy poco y todo esto por ser hombres

Por supuesto que todas estas divisiones de género, también dan cuenta de un accionar en lo cultura, vemos como la sumisión que las mujeres de esta institución avalan, naturalizan y repiten día a día, enseñando a las demás mujeres que hay que ser sumisas para poder acceder al reino de Dios, que dicho sea de paso también es hombre.

Pero para mal de muchos y bien de pocos, esta característica machista se ve en casi todas las religiones que atraviesan el globo con su mensaje divino. Pero también tenemos que tener en cuenta que a las instituciones las hacen los ciudadanos, y que están cambian, como actualmente lo están haciendo, que estas pueden ser mejores y más inclusivas, dejándonos un poco de Fé en las manos para poder creer que algo cambiará-

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000