OPINIÓN

Hace bastante tiempo que no miramos las estrellas.

En esta columna de opinión se refleja una idea que nos roban de a poco el cielo.

Responsive image
Share on Google+




Por Alvaro Trejo

Talvez pueda ser, o intentar llegar a ser una pequeña paranoia lo que a continuación voy a postular como idea; Pero creo que de igual manera vale la pena el poder discutir de ello en estas brevísimas líneas.

Internet, la telefonía movil y la televisión, son elementos que como notarán usamos a diario y están diseminados por toda la geografía de nuestra cultura occidental; pero la discusión de que si esto es bueno o no , no la plantearemos en esta pequeña nota, Nos dedicaremos a intentar plasmar como un boceto de una idea paranoica, de que cada uno de estos notables inventos, pueden responder a la notable tarea de hacer que cada vez miremos menos al cielo.

La Internet y su fascinante mundo virtual, nos obliga sin hacerlo, a pasar muchísimas horas frente a nuestro monitor, ya que desde ahí compramos otros recursos tecnológicos, leemos "las noticias" chequeamos los correos, nos ponemos de novios y novias, etc etc y etc. Pero las horas restantes de nuestra vida, la pasamos ojeando el celular, enviando y recibiendo mensajes. llamando constantemente a nuestros números gratis, quejándonos por el mal servicio del mismo teléfono por el cual seguiremos hablamos, y mas etc para todos; Pero la única intención de esta descripción es contextualizar la idea que a continuación expondré.

Nosotros como seres humanos, como seres pensantes dentro de este planeta conocido y no respetado por todos, desde las primeras horas de nuestro discernimiento, tuvimos la maravillosa, laboriosa e incansable tarea de buscar el conocimiento.

En un primer momento esta búsqueda se limitaba solo a lo empírico, a lo que el universo mismo, mediante sus realidades, nos podía mostrar, algunas veces de casualidad, otra veces de manera científica. Pero cuando se acabaron o se creyeron acabar las muestras de conocimiento terrenal, el hombre (no al genero me refiero) empezó a elevar su mirada hacia el cielo, a buscar las respuestas en el firmamento, en esa gran cúpula celeste que nos encerraba de día , pero de noche nos maravillaba con los majestuoso del firmamento y de todas las posibilidades de conocimiento que en el se hallaran.

Pero no solamente la búsqueda científica se elevo hacia las estrellas, sino que así también la duda existencial de donde venimos y hacia donde vamos, encontró un nuevo horizonte en donde preguntarnos y en donde respondernos; Si el origen de la vida en la tierra vino de las estrellas, es aun una duda, y como duda, un motor para seguir preguntándonos.

Asi también, el simple ejercicio de mirar diariamente las estrellas, es un viaje a la meditación, hacia la reflexión personal, hacia la búsqueda de las respuestas que queremos esconder de nosotros mismos, y sin descartar porspuesto, lo placentero de la tarea misma, ese momento en donde nos podemos encontrar abstraídos en un mundo distante, pero que a la vez es nuestro y lograr conectarnos con el universo en ese instante.

El mirar más halla de donde nos dejan mirar, también es una manera buscar las respuestas que no se pueden encontrar, me podrán refutar con razón, de que a nadie le prohíben mirar las estrellas, y yo podré decir que esa afirmación no es del todo cierta. El libre albedrío, esa capacidad que nos dijeron que Dios Todo creador, puso en los seres humanos, no es otra cosa que un acto reflejo a lo que la sociedad y sus mecanismos institucionalistas, hicieron de nuestra conciencia, es por ello que NO ESTA PROHIBIDO MIRAR LAS ESTRELLAS, pero se encargaron de QUE NO TENGAMOS NINGUNA INTENCIÓN DE HACERLO. ¿Acaso pasamos mas horas mirando tranquilamente las estrellas, que sentados frente al monitor?

Sin mas planteamientos que estos, no intento decirles jamás, que es lo que se debe o no hacer, solamente en estas líneas, intento decirles que tanta tecnología que ostenta ser nuestra liberadora y facilitadora de conocimientos, nos da la libertad de preguntarnos solo las respuesta que ésta es capaz de brindarnos; El mirar las estrellas y emprender el viaje del conocimiento tanto dentro y fuera de uno mismo, queda exclusivamente en nuestras manos

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000