OPINIÓN

El Fantasma de la "V" asusta al gobierno del PRO

Columna de opinión de Juan Serra para Agenda Uno.

Responsive image
Share on Google+




Por Juan Serra para Agenda Uno.

El Gobierno de Cambiemos ha comenzado a ver fantasmas: uno de ellos aparece envuelto en una sábana con un cartel que dice “vamos a volver”.

Parados frente a sus espejos

El Presidente y los Ministros ven una imagen distorsionada que ya no los convence: no aparecen los globos de diciembre del 2015, tampoco la euforia de enero y la soberbia de febrero, y menos que menos el faro al final del túnel que prometió la iluminada Gabriela Michetti.

Una política económica equivocada, un equipo de gobierno inexperto y sin coordinación, y una sociedad que se resiste a perder los derechos ganados, han hecho estallar por los aires el Plan A del Presidente Mauricio Macri: un gobierno de ricos para ricos, con pobres que aceptan ser pobres.

La dirigencia política en general y la sociedad en todos sus estamentos comienzan a “sentir mal olor”. Los medios dominantes, que acordaron blindar al gobierno pero no perdieron el olfato, ya lo perciben; y cada vez les cuesta más tapar una realidad que no condice con los deseos de sus propietarios: no hay forma de atemperar el desbarranque de todos los índices económicos.

Hay temores, dudas y desconfianzas en Cambiemos. Creían que gobernar solo para los ricos iba a ser fácil, tanto como dejar conforme al directorio de una empresa exitosa con poder monopólico sobre el mercado.
El “mejor equipo de los últimos 50 años”, como calificó el Presidente a sus colaboradores, no puede aprobar la asignatura “Funcionamiento en Equipo I” y se aprestan a rendir “Que no cunda el pánico II”. A los tradicionales halcones y palomas que conducen el gobierno se les han sumado las ratas, los cuervos y los camaleones, cada uno aceitando su mejor capacidad de sobrevivencia. La selva, o el zoológico, han crecido en habitantes y en disputas; nadie se hace cargo de los errores; los aciertos no aparecen, y la instalación de un sistema de revanchismos y persecución judicial hace dudar una eternidad antes de poner una firma. Para peor, las elecciones de medio término están cada vez más cerca. Ya no hay dudas: se impone un Plan B.

Cuando hay cambio de planes, o de caballos en medio del río, recuerdo la confesión de un General del Ejército Argentino mientras interrogaba a un preso político durante la última dictadura: “En el fondo, todos los Generales queremos ser como Perón. Y los Presidentes también”. El hombre algo de razón tenía.

El fantasma de Juan Perón ha vuelto a sus andanzas.

En la última elección presidencial, cuando la Alianza Cambiemos olisqueaba una derrota, rápidamente “peronizó” su campaña y pudo vencer. Luego, con la soberbia del triunfo, se olvidó de todas las promesas. Ahora, que la taba se está dando vuelta, algunos consejeros vuelven a repasar “El Manual de Conducción Política” de JDP, y encuentran cierta razón a aquello de qué “es difícil gobernar sin el peronismo, o sin las banderas peronistas”.

De eso se trata el Plan B: Peronizar el gobierno

Se espera que para el 6 de enero los reyes magos le dejen al Presidente, al pié del pesebre, además del regalo de Antonia, el paquetito con el Plan B. Pero también se comenta que habrá otro con el Plan C, y otro con el Plan D, y otro con el Plan E, ya que, enterados en el zoológico que el Presidente es devoto de Gaspar, Baltasar y Melchor, las ratas, los cuervos y los camaleones se las ingeniaron para hacer llegar sus propuestas.

El año 2017 puede traer cambios. Mauricio deberá elegir. En una de esas le pide a Antonia que elija el paquete.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000