OPINIÓN

Fracasada la estrategia de victimización, el gobierno nacional pierde el pudor para equivocarse.

Editorial.

Responsive image
Share on Google+




El hacer público los constantes errores de un gobierno y difundirlos por todos los canales afines a él, cada día se parece más a una estrategia comunicacional de las “malos actos de gobiernos”  con la única intención de que todos los ciudadanos nos enteremos que no existe una capacidad intelectual para conducir los destinos del país, o lo que es  mucho más desastroso, mostrar  sin ningún tipo de pudor político, cada caso de corrupción a los que nos expone día a día el gobierno nacional de Mauricio Macri.

A estas alturas de la gestión, no podemos dejar pasar por alto la gran influencia comunicacional y mediática, que desde un monitor de computadora diseña Duran Barba y que dicho sea de paso, muy obedientemente ejecutan los directivos del gabinete nacional; mostrándonos a todos como el presidente viaja en colectivos con el pueblo (una puesta en escena comprobada) como comparte con jóvenes y ancianos paseos y meriendas (otra puesta mas en escena) intentando crear una imagen real de lo que es falso, teniendo como premisa clara que este país, le tiene más crédito a la televisión que a otras instituciones de nuestra querida Argentina.

Los negociados, los grandes negociados, que en un primer momento del mandato de Mauricio Macri se debían cumplir como acuerdo político por el apoyo que las multinacionales le brindaron en campaña, ya están consumados. Podemos tomar como referencia directa el pago a los fondos buitres, contratos de exclusividad con petroleras, liberación de las retenciones a la minería y a los grandes productores, el blanqueo de capitales a familiares (traer el dinero ilegal de Panamá al País y hacerlo legal) colocar gerentes de empresas a manejar los dineros y los destinos del estado; los tarifazos que beneficiaron a los empresas eléctricas y no  a los vecinos, la concesión de rutas aéreas que eran de aerolíneas argentinas a su propia empresa ( mac-air, ahora Avianca) entre otros favores otorgados que se fueron saldando a costas del dinero de todos los argentinos.

El no ocultamiento de este tipo de situaciones, y sobre todo la exposición mediática de cada uno de ellos, nos lleva a pensar que esta todo fríamente orquestado, todo planificado para generar el clima desestabilizador que los obligue a dejar el cargo para el cual fueron electos, alejarse como víctimas de algunos ciudadanos que no entienden lo bueno que se pretende hacer,  alejarse de las responsabilidades con todos los acuerdos pactados, los negocios concretados y más felices y millonarios que hace dos años a costa del sufrimiento del pueblo.

Si la historia de entregas hubiese terminado el año pasado, tal vez podríamos pensar que todo gobierno tiene que pagar sus favores políticos, que es una regla mas  del juego  que el poder debe realizar algunos tipos de acuerdos en mutuo beneficio; pero desgraciadamente para nosotros, este gobierno nacional viene dando muestras día a día que no se acabaron las entregas de nuestra soberanía política y económica, sino que muy por el contrario se vienen sumando más y más situaciones obscenas que lindan lo ilegal y lo ético.

Es así que nos desayunamos que un día nuestro presidente le perdona una deuda de 70 mil millones a su padre, que su primo tiene la concesión  de casi toda la obra pública en buenos aires, que se abrió deliberadamente las exportaciones produciendo la ruina de la empresa nacional y con ello miles y miles de despidos, que se intentó reducir el sueldo a los jubilados, que se les niega las paritarias a los docentes para imponer un aumento de 250 pesos, que se quitaron beneficios a nuestros ancianos, que se posee a casi todo el gabinete imputado en alguna causa de corrupción, y la lista de hechos bochornosos es mucho más extensa, pero para muestra basta un botón.

Con todoes estos actos de gobierno en desmedro del pueblo y a favor de los grupos economicos, no produjo el estallido social que se tenia pensado, sino muy por el contrario , el gobierno de CAMBIEMOS, se topó con una situación de tolerancia por parte de los ciudadanos; esta situación de tolerancia que tiene la comunidad para con este gobierno nacional, ubica al gobierno  en otra encrucijada totalmente beneficiosa para ellos, ya que al notar que las personas no protestan desaforadamente al ver el desastre económico y político que se bien realizando, se autoadjudicaron una carta blanca para seguir haciendo a gusto y parecer, todo tipo de actos de corrupción indiscriminada y sin ninguna intención de ocultarla, es decir que desde el gobierno nacional se esperaba una destitución pública (como lo anuncio clarín en más de una oportunidad) y retirarse con la tarea de favores cumplidos con los grandes grupos economicos; pero el pueblo argentino tuvo la paciencia de saber  esperar y perdonar, una paciencia que fue mal entendida por el gobierno nacional, y se dedicó cometer atropellos sobre las instituciones y sobre la encomia de nuestro país.

Así que para “Cambiemos” se abre una nueva perspectiva sobre lo socio político, hay que dejar de lado la idea de que se va a destituir al gobierno y se podrán ir como victimas politicas, para  afrontar la idea de que se puede hacer del silencio de la gente y de las concesiones sociales sobre los actos de gobierno, una herramienta ideal para llevar a cabo una de las más simples máximas del mercado, vender al mayor precio elevado mientras el cliente no se queje de lo que está comprando; es decir, seguir cometiendo un “error” tras otro sin ningún remordimiento, a sabiendas que la ciudadanía esta consintiendo, con su silencio, el accionar de este gobierno.

Alvaro  Adrian Trejo. Jefe de contenidos de Agenda Uno.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000