MUNDO

Puerto rico, la colonia de Estados Unidos en América Latina, podría ser libre

El pueblo de Puerto Rico elegirá en plebiscito de 11 de junio si desea ser independiente.

Responsive image
Share on Google+




La historia: En 1898, durante la guerra hispano-estadounidense, Puerto Rico fue invadido y se convirtió posteriormente en una posesión de los Estados Unidos. La primera mitad del siglo XX estuvo marcada por la lucha por obtener mayores derechos democráticos de parte de Estados Unidos. La Ley Foraker de 1900, que estableció un gobierno civil, y la Ley Jones de 1917, que otorgó la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, preparó el camino para la redacción de la Constitución de Puerto Rico y para el establecimiento de elecciones democráticas en 1948 y cambio de estatus político en el 1952 a un Estado Libre Asociado, donde la soberanía de Puerto Rico sigue recayendo en el Congreso de los Estados Unidos.

Hoy, mas de cien años despúes

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, firmó el proyecto de ley que da paso a la celebración de un plebiscito para definir el estatus de la isla.

"El rechazo electoral mayoritario de los ciudadanos de Puerto Rico a la centenaria condición territorial y colonial es un asunto localmente resuelto de manera contundente en el plebiscito de 2012. El colonialismo no es una opción para Puerto Rico bajo ninguna interpretación o modalidad jurídica de la ‘cláusula territorial’ de la Constitución federal", expresó Rosselló.

Rosselló firmó la tarde del viernes el Proyecto del Senado 51, convirtiéndolo en la Ley 7 de 2017 para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico. Dicha ley establece que el plebiscito de estatus se celebrará el próximo 11 de junio, cuando que se escogerá entre la estadidad y la libre asociación o la independencia.

De ganar la segunda opción, se realizaría un referéndum el 8 de octubre para “escoger entre la independencia o la libre asociación”. Si es la estadidad la ganadora, la ley dispone que se comience de inmediato un proceso de transición para la admisión de Puerto Rico como estado de Estados Unidos “en igualdad de derechos y deberes con los demás estados”.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, sostuvo que “esta medida es el instrumento para resolver la condición territorial y colonial de manera final, permanente y con una alternativa de estatus político no colonial y no territorial”.

La legislación afirma que será el secretario de Estado, Luis Gerardo Rivera Marín, quien estará a cargo de tramitar la transferencia de la asignación federal a la Comisión Estatal de Elecciones.

Además, fija hasta el 16 de abril de 2017 la fecha en que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos tiene para expresarse sobre las definiciones de estatus contempladas para la consulta o de lo contrario el silencio se entendería como un aval.

De lograrse una respuesta afirmativa de Justicia federal para esta consulta de estatus, esta sería la primera ocasión que un Gobierno de Puerto Rico cuente con un respaldo para solucionar la centenaria cuestión luego de que en el 1952 se acordara una relación territorial bajo la creación del Estado Libre Asociado (ELA).

La lucha de millones en un hombre

En 1981 el independentista puertorriqueño fue detenido por la Oficina Federal de Investigación (FBI). El "Mandela latinoamericano" es el preso político más antiguo del mundo.

Oscar López Rivera nació en 1943 en Puerto Rico. Fue veterano en la Guerra de Vietnam defendiendo la bandera de EE.UU., donde fue condecorado por su valor en combate. Tras su retorno a Chicago, lugar de residencia de su familia, se integró a la lucha y defensa de los derechos de los puertorriqueños. Fue un organizador comunal destacado y como parte de sus intentos para mejorar las condiciones de vida de su comunidad participó en actos de desobediencia civil y de militancia pacífica.

En 1976 se integra a la lucha clandestina en favor de la independencia de Puerto Rico como miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

En 1981 fue capturado por el Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) acusado de "conspiración" y por pertenecer a las FALN. Al momento de su captura reclamó para sí la condición de "prisionero de guerra", amparado en el Protocolo I de la Convención de Ginebra de 1949, que reconoce tal condición en caso de personas detenidas en conflictos y luchas contra la ocupación colonial.

De acuerdo con el protocolo, un prisionero de guerra no puede ser juzgado como un criminal común, mucho menos si la causa de tal procedimiento descansa en actos relacionados con su participación en una lucha anticolonial. El reclamo fue ignorado por el Gobierno de EE.UU. que le condenó a 55 años de prisión federal. Luego de fabricarle en prisión un caso de intento de fuga, la pena impuesta se convirtió en una sentencia de 70 años, 12 de los cuales los pasó en aislamiento total.

López cumple 36 años en la cárcel. Es el único de los 13 militantes del FALN arrestados en aquellos años que permanece tras las rejas.

El expresidente estadounidense Bill Clinton en 1999 le ofreció un indulto condicional. La oferta fue ofrecida a 13 miembros que aceptaron, pero López Rivera la rechazó. Para él la oferta presidencial incluía la condición de cumplir 10 años más en la cárcel con buen comportamiento.

López no se arrepiente. “Mi experiencia había sido fatal los primeros 18 años en la cárcel y pensaba que sería imposible salir con buen comportamiento después de todo lo que me habían hecho".

El 18 de junio de 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución promovida por Cuba, como lleva haciéndolo los últimos 30 años, en la que pedía que se reconozca el derecho a la independencia y autodeterminación de Puerto Rico e instaba a la liberación de los independentistas prisioneros en Estados Unidos. El proyecto de resolución había sido apoyado por Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, y fue adoptado por consenso por el Comité. El gobierno de EE.UU. hizo caso omiso a la resolución.

 

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000