OPINIÓN

Macri trajo en su ultima visita las malas nuevas para cambiemos.

La visita del Presidente Macri a la Provincia terminó de sepultar al candidato de Cambiemos

Responsive image
Share on Google+




En Tucumán las PASO ya tienen ganador, Los pre-candidatos del Frente Justicialista por Tucumán ya preparan los festejos.

En una combinación de desplantes, helicópteros y abusos de todo tipo, la visita proselitista de Mauricio Macri se convirtió en veneno mortal para José Cano. Al ningunear y no reunirse con el Gobernador de la Provincia, el Presidente de la Nación se pasó por los codos la institucionalidad, los deberes de funcionario público y las buenas costumbres.

El primer mandatario más que un Presidente parecía un niño caprichoso. Y el primer candidato a diputados por Cambiemos en la provincia, lejos de alertar o disimular la inconducta presidencial, la festejaba.

El Presidente no puede con su genio. Acostumbrado a mandar con sus caprichos en la niñez, y con su poder de patrón en la adultez, le cuesta lidiar con los gobernadores que no aceptan la sumisión por encima del interés de las provincias. Y más le cuesta respetar la Constitución. No quiere, no sabe, y no le sale ser el presidente que sintetice el sentir de los argentinos: quiere ser el presidente que mande a los argentinos.

Quiere poner el interés personal sobre el general. Bien le cabe la definición de presidente caprichoso: antojadizo, arbitrario, consentido.

Y la incorporación del helicóptero como aislante al contacto popular es otra innovación de la modernidad que no le favorece ni favorece a la Democracia. Por ese camino varios presidentes terminaron creyendo en un mundo de fantasías alejado de la realidad cotidiana de los ciudadanos.

Los candidatos más locuaces del Frente Justicialista por Tucumán, Osvaldo Jaldo, Pablo Yedlin, José Vitar y Hugo Cabral, no pudieron disimular su alegría. El Presidente vino a confirmar lo que ellos anuncian todos los días en la campaña electoral: Mauricio Macri y la alianza Cambiemos no quieren ni respetan al gobierno de Tucumán, por ende tampoco quieren ni respetan a los tucumanos. Y los tucumanos, que no comen vidrio ni quieren dormir con el enemigo, pensarán dos veces antes de elegir para el Congreso de la Nación alguien que patee en contra.

Otro que también festejó, aunque a puertas cerradas, fue el pícaro de todos los pícaros. Sabe que el traspié presidencial va dejando sin chances a sus aliados no queridos: Domingo y José. Y, más conocedor de las pasiones humanas y con más barro en los zapatos, intuyó con certeza que Macri, que ya le había bajado el pulgar a José Cano, venía a hacer campaña para Macri.

Por Juan Serra, para Agenda Uno.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000