POLITICA ECONOMIA

Atacar a las voces opositoras, si son periodistas mejor

La fórmula de apresar al pensamiento opositor no se queda solo en lo político.

Responsive image
Share on Google+




La idea de apresar y perseguir a quien piense distinto, o a quienes no acaten las formas de construir un modelo de sociedad, no es nueva. Desde la persecución a los apóstoles de cristo hasta los exiliados y los detenidos desaparecidos de la última dictadura, sirvió para imponer desde las fuerzas públicas y políticas un único modo de pensamiento que bien sabemos a dónde nos llevó.

Ayer en nuestra provincia, en pleno día, violentaron e ingresaron a la casa del periodista tucumano, Diego Tomas, en donde estos delincuentes, revolvieron toda su casa rompieron pertenencias pero no se robaron nada; es decir un claro mensaje intimidatorio hacia el crítico periodista del gobierno nacional.

El mismo día, a horas de ocurrido el primer acto intimidatorio, otro periodista, conocido por estos lares como "el Corcho Rodriguez", que también posee una postura crítica al ajuste indiscriminado de Mauricio Macri, sufrió una “mensaje” mafioso cuando estaba recibiendo un galardón por su tarea periodística; su auto fue vandalizado  en las inmediaciones del teatro municipal de San Migue de Tucumán.

Estos dos hechos visibilizados de aprietes y de persecución, no son nuevos ni casuales en el tiempo  que lleva el gobierno de Mauricio Macri dirigiendo los destinos del país, sino muy por el contrario, los despidos “ideológicos” en los distintos estamentos del estado nacional demuestran de los que estamos hablando, el caso tucumano más claro es del ex director de Radio Nacional, Ramiro Rearte que fue despedido sin ningún tipo de justificación, siendo este un empleado de planta permanente y haber accedido a su cargo por concurso de capacidad y oposición de antecedentes.

Otro de “esos” periodistas que fue perseguido por autoridades de la Municipalidad Capitalina, que responde políticamente a Cambiemos, se encargó de multiplicar su intención de “golpear” por muchos medios amigos, al conductor y escritor Juan Pedro “coyote” Amaya, quien todas las mañanas, se encarga de hacer conocer su verdad sobre lo perjudicial que son los ajustes y el saqueo que económico que realiza el gobierno nacional, en conjunto con sus ministros socios de las multinacionales. Esta intención expone públicamente al periodista opositor, mediante un pedido al INADI (por discriminación) que fue subestimado por el mismo organismo, pero empezó a marcar la tendencia del claro mensaje mafioso hacia los periodistas que piensan diferentes.

Estos ejemplos que ocurrieron en nuestra provincia, es el reflejo que viene sucediendo a nivel nacional, cuando vemos que se despiden y se censuran periodistas como Víctor Hugo Morales, Roberto Navarro entre otros 3 mil empleados de la comunicación que quedaron fuera de los medios este último mes de noviembre.

Talvez, por no decir seguramente, los próximos aprietes y mensajes mafiosos, será recibidos por dirigentes gremiales, esos que defiende al obrero, a los docentes, a los empleados que no desean trabajar más horas por menos dinero.

La vieja ecuación de la inquisición católica, de demonizar al que piense distinto para después quemarlo en la hoguera, sigue tan vigente como en esos días.

Alvaro Trejo

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000