OPINIÓN

Unidos o Dominados. Se pregunta Juan Serra para Agenda Uno

Las políticas de ajuste y pérdida de derechos implementadas por el gobierno nacional aceleran la necesidad de Unidad entre los sectores afectados.

Responsive image
Share on Google+




Se le atribuye al Gral. Juan Domingo Perón, refiriéndose al pueblo argentino, aquello  de que “el año 2000 nos encontrará unidos o dominados”. La frase, corroborada por miles de años de historia universal, es obvia y no pierde vigencia, con lo que el año “del encuentro” puede ser actualizado permanentemente. Bien podría ser el 2018, con la aclaración de que el término “dominados” no es tan solo pérdida de soberanía sino también pérdida de derechos, inequidad, injusticia, falta de libertad, servicios caros, salarios escasos, etc.

Son múltiples las razones que actúan para disgregar, dividir o enemistar a los ciudadanos con similares sueños e intereses. Lo mismo ocurre entre países limítrofes o integrantes naturales de una misma región o cultura. Siempre hay interesados en la dispersión de las voluntades, en avivar conflictos internos o promover guerras, y la mayor de las veces son poderosos que no quieren dejar de serlo. Y tratan de permanecer ocultos.

Pero en la argentina 2018 los “disgregadores de la unidad” no permanecen ocultos: son funcionarios del Estado designados por el gobierno de Cambiemos que a cara descubierta y sin vergüenza alguna explican que “vivir bien no es un derecho sino una ilusión populista”, y que “cada uno se las arregle como pueda, y que no se junten a reclamar porque serán reprimidos”. 

Quedan así expuestos los posibles caminos para mejorar nuestros modos de vida: un camino donde las individualidades se suman, o un camino donde las individualidades compiten entre sí. Un camino de unidad o un camino de dispersión: unidos o dominados.

Hablar de unidad remite inmediatamente a las preguntas: ¿unidad para qué? y ¿unidad entre quiénes? La respuesta pareciera ser simple: unidad entre los afectados para que no sigan afectándolos; unidad tras un objetivo claro, convocante y posible de lograr. Y sobre todo, aunque no está de más aclararlo, unidad tras objetivos “que unan”.

¿Cómo se logra la unidad?

Diría que La unidad se construye, no se constituye el primer día de la foto. La foto puede ser el primer paso. Bien vale reflexionar y recordar que la mayor o menor sabiduría de los pueblos se manifiesta en la forma en cómo resuelven sus diferencias internas.

Si compartimos esa definición, la Unidad pasa a ser un fin y un medio a la vez: si la unidad no se ejerce no es posible saber cómo es o cómo funciona. Tampoco se pueden adquirir nuevos conocimientos sobre cómo fortalecerla si no la practicamos.

No está de más volver a recordar que el aprendizaje y la elaboración teórica o de nuevos conocimientos surgen de la práctica y su revisión permanente.

La Unidad se construye unidos: hay que desearla, hacerla, vivirla y sufrirla. No temer a los errores, desaciertos o corrección de rumbos. Y, por supuesto, también festejar sus éxitos. La Unidad es un acto de contra-cultura en un mundo que ensalza el individualismo y la “ley de la selva”.

No se trata de “unidad de iguales”. Se trata de unidad de diferentes con un objetivo compartido. Sin un ejercicio práctico de unidad que permita conocerse entre los diferentes, y establecer espacios de diálogo y confianza, lo unido tendrá la consistencia de un flan.

No tiene sentido hablar de Unidad si cada uno permanece encerrado en su propio búnker, suponiendo/imaginando/adivinando lo que piensan los otros.

¿Unidad desde arriba o unidad desde abajo?

Si en el barrio nos unimos para defender La Plaza como espacio público, o para que no corten la luz, o para que arreglen las calles, etc., nos estamos uniendo tras objetivos simples, claros, muy necesarios y posibles de lograr. Lo mismo cuando nos unimos para defender la fuente de trabajo.

Estamos haciendo un ejercicio de Unidad desde abajo hacia arriba, de cuestiones necesarias para mejorar nuestra vida cotidiana. Y no hace falta que todos tengamos la misma identificación política.

Lo que hace falta es que vayamos ejerciendo en la práctica un camino que fortalezca y haga sostenible otros acuerdos políticos de mayor complejidad: si los de abajo se unen, los que pretendan ser sus representantes también deberán hacerlo.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000