OPINIÓN

No se llega a la luz del final del tunel; una propuesta sobre que hacer mientras tanto

Una propuesta para salir del túnel sin fin al que nos conduce el gobierno de Cambiemos.

Responsive image
Share on Google+




Por Juan Serra para Agenda Uno.


Cazadores y cazados
Como en los cuentos circulares, al fin se supo que el túnel al que nos invitaba transitar la vicepresidenta Gabriela Michetti no tiene fin. Negro de toda negrura, sin luces, sin globos, sin dream team, los argentinos fuimos conducidos mediante el engaño y el odio a una trampa mortal. Sería de sabios preguntarnos quien es el cazador y quienes los cazados.

Ya está. Lo hecho, echo está.
Nos cazaron. Ahora vienen las preguntas de cómo fue que caímos en semejante trampa y, sobre todo, la pregunta sanadora: ¿cómo salimos de este túnel sin fin?
Hacia atrás es imposible, porque muchos vienen pechando. Los muros hacia izquierda y derecha se ven sólidos. Nos queda empujar hacia adelante, pero ojo, ordenados, no pisándonos unos a otros porque ahí sí que la trampa habrá sido perfecta: empujar todos juntos y perforar esa pared construida exprofeso con una insensibilidad siniestra. Eso permitirá que la luz del sol nos devuelva la cordura de comprender que más del 90% de los argentinos queremos convivir en paz, en libertad, con dignidad, sin odios, sin corruptos, sin excluidos ni salvadores mesiánicos mentirosos.

Nos saquemos la venda del odio y apostemos a la Convivencia
Transitar por el túnel ya nos quitó derechos y calidad de vida. Pero hay que reconocer también que lo oscuro nos ha hecho perder el norte, que no se trata del norte K, M o R, sino del norte de cómo queremos vivir los 45 millones de argentinos.
Debemos sacarnos la venda que nos impide mirar alrededor y nos hace creer que podemos salvarnos solos, que cada uno puede ser el más vivo de todos y arremeter contra el vecino para convertirse en el empresario o emprendedor exitoso.

Sin vendas en los ojos deberíamos preguntarnos: ¿Queremos convivir? 
Si así fuera tenemos que pensar en acuerdos que incluyan y no que excluyan. También tenemos que sincerarnos y reconocer que lo que se está haciendo desde el gobierno nacional dinamita la convivencia. Y también tenemos que reconocer que los acuerdos no pueden ser para la foto, sino para buscar alternativas a los reales problemas estructurales que nos conducen a la decadencia permanente y que, al no ponerlos sobre la mesa, terminan devorando a todos los gobiernos, independientemente del signo, color o ideología.

Acuerdos para resolver los grandes problemas
Si nos sentamos en la Mesa con voluntad de acordar, lo que sigue es preguntarnos para qué: ¿Será para mejorar la gestión? ¿Será para luchar contra la corrupción? ¿Será para mejorar la educación? Sin dudas que será para todo eso, pero sobre todo y antes que todo eso debemos ocuparnos de resolver las causas de fondo, lo que llamamos las causas estructurales que nos hacen ocuparnos más del dólar que de la generación de trabajo digno y que, por lo tanto, nos llevan al conflicto permanente.

¿Cuáles son los grandes problemas?
* Si queremos generar trabajo digno no basta con la Democracia Política, necesitamos también Democracia Económica. Necesitamos leyes que democraticen el acceso al crédito, la tierra, la tecnología y los espacios para comercializar: que aquellos que quieran ser o ya son productores y necesiten de los factores de producción antes mencionados (crédito, tierra, tecnología, espacios para llegar al consumidor) sean evaluados por proyecto y no por el patrimonio con el que cuentan.

No basta apoyar solo al que ya tiene recursos: son necesarias leyes que fomenten las actividades productivas en todos aquellos con voluntad de trabajo y que las leyes actuales no los tiene en cuenta.
No debemos quedar atrapados en las lógicas económicas tradicionales repetidas hasta el cansancio y que han demostrado ser ineficaces para superar las crisis. Democratizar la economía es tener libre acceso a los factores de producción. Es mejorar la Democracia. Es garantizar que podamos tener las libertades necesarias para generar trabajo, y que no haya tapones institucionalizados que lo impidan.

Para esto bien vendría crear un Ministerio de la Economía Popular que promueva  otras formas de organizar la producción, distribución y consumo: que salga de la trampa inmovilizante  de esperar “que lleguen las inversiones”. Y que además mire la falta de trabajo no como un tema de asistencia social sino de desarrollo productivo.

*  Encarar el tema de la falta de dólares o restricción externa. Sabido es que los argentinos no producimos la moneda estadounidense pero la necesitamos para el desarrollo de nuestra economía. Sabido es que se trata de un bien necesario pero escaso, entonces se trata de un bien social, que como tal debe ser administrado por el Estado, acordando con todos los sectores productivos cuales son las medidas necesarias para que ese balance entre la entrada y salida de dólares de por menos cero

Si dejamos al libre albedrío la salida de dólares por fuga, por remesas de las multinacionales, por intereses de la deuda, por ahorro, por importaciones, por turismo, etc. no podremos salir de los ciclos recurrentes de mayor estancamiento, endeudamiento y pobreza.

*Estudiar cada una de las cadenas productivas (automotriz, metalmecánica, textil, economías regionales, etc.), para detectar sus eslabones débiles y fortalecerlos, buscando una mayor integración  nacional cuando hay presencia de multinacionales. Acordar hacia el interior de cada cadena productiva un reparto más equitativo de la riqueza generada por todos los eslabones: evitar que un dominador se lleve la ganancia de los más débiles.

* Fomentar el desarrollo de tejido productivo donde no lo hay o donde aún es pequeño, como ocurre en el interior profundo del Norte Grande. Invertir el concepto de dar más presupuesto dónde hay mayor concentración: dar más donde más se necesite, en comunidades pequeñas que requieren de un verdadero federalismo para repoblarse.

* Encarar proyectos Regionales que rompan la Mediterraneidad de algunas regiones como es la de nuestro NOA. Pensar en grandes obras viales, ferroviarias y portuarias para resolver grandes problemas de incomunicación con el mundo.

La lista no se agota, pero empecemos por los más importantes, por los que condicionan la posibilidad de un mejor vivir.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000