MUNDO

El presidente de Mexico quiere legalizar la droga para combatirla

Pretende retirar al Ejército de la lucha contra la droga, dice que la "guerra" contra el narco fracasó y pedirá ayuda a la ONU para despenalizar.

Responsive image
Share on Google+




Andrés Manuel López Obrador tiene un proyecto para cambiar la radicalmente la política antidrogas en México. El presidente electo impulsará la despenalización de drogas blandas como la marihuana pero también del cultivo de amapola, uno de los componentes principales de la heroína.

El mismísimo presidente en ejercicio, Enrique Peña Nieto admitió que la continuidad de la guerra al narco que inició su predecesor, Felipe Calderón, en 2007 fueron un fracaso rotundo. El ejemplo más notorio es el aumento exponencial de muertes vinculadas al narco, que en poco más de una década superó largamente los 200 mil asesinatos, hundiendo a México en una ola de violencia que superó todo lo conocido y que lejos de ir atenuándose se agrava año a año.

En 2014 hubo 17.336 muertes violentas, 18.707 en 2015, 22.962 en 2016 y 29.168 en 2017. Pero 2018 parece superar todo lo conocido, según los datos públicos con 15.973 muertes violentas en seis meses es el año más atroz de la historia mexicana. Aunque especialistas dicen que la cifra real podría ser el doble. Cuando comenzó la guerra al narco los asesinatos promediaban las 2.000 muertes.

En una conferencia brindada esta semana, la futura ministra del Interior, Olga Sánchez Cordero, reveló que la próxima administración pedirá ayuda a la ONU para instrumentar una política de pacificación -que incluirá amnistías a narcos- y despenalizar los cultivos de marihuana y amapola.

La ex jueza de la Corte Suprema sostuvo que México pedirá la flexibilización de los tratados de la ONU a las penalizaciones del uso de las drogas, el cual calificó de "muy rígido" y que funciona desde la década del '70.

"Queremos ir retirando lentamente a las Fuerzas Armadas, queremos sustituirlas por una policía eficiente, profesionalizada... y desde luego nuestra estrategia es reducir la inseguridad", explicó. La política propuesta por Sánchez Cordero es opuesta a la que Macri quiere implementar en la Argentina donde las FFAA "blindarán" la frontera norte del país, como un primer paso de su involucramiento en la lucha contra el narcotráfico.

En México la experiencia no ha sido feliz. A la escalada abismal de la violencia se suman numerosas denuncias de ejecuciones sumarias por parte de los militares, entre otras violaciones de derechos humanos. De hecho, los propios altos mandos del Ejército en más de una vez han dicho que quieren retirarse de una tarea para la que no fueron entrenados y que está contaminando a la fuerza, como ocurrió previamente con las corporaciones judiciales.

La única arma que ha logrado mantener cierto prestigio de incorruptibles en esta lucha y es homologada por la DEA son los comandos de la Marina de México.

Sobre la cifra de homicidios, Sánchez Cordero también criticó los datos oficiales, que apuntan a 25 de cada 100 personas. La próxima ministra aseguró que en realidad podría rondar el doble, y explicó que mucha gente no denuncia los decesos. De hecho, de manera constante en México aparecen fosas con decenas y hasta cientos de cuerpos no reconocidos. En ese sentido, Sánchez Cordero apuntó además a la pésima procuración de justicia: "Hay que rehacerlas y restructurarlas desde abajo, desde sus entrañas".

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000