POLITICA ECONOMIA

Tucumán debe reactivar la producción para abastecer el propio mercado.

Se debe cortar con las exportaciones provinciales y producir lo que consumimos.

Responsive image
Share on Google+




LA HORA DE LOS POLLOS; por Juan Serra , para Agenda Uno.

El Programa Nacional de Lectura que lanzó el gobierno de Alberto Fernández incrementará la producción de libros: más fuentes de trabajo.
YPF dejará de comprar pelotas de futbol en el exterior para comprar a las empresas argentinas: más fuentes de trabajo.

Con el mismo criterio podemos decir que en Tucumán ha llegado “La Hora de los Pollos”.

En la Provincia de Tucumán se estima un consumo de 43 a 45 kilos de pollos por habitante y por año. Tan solo el 20% del consumo se abastece con producción local y el 80% restante viene principalmente de las Provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires.

¿Será muy complicado lanzar un Programa a cinco años que fomente la producción local de Pollos? ¿No sería coherente con el Plan Nacional más importante, ambicioso y necesario que se ha puesto en marcha en todo el país, denominado “Argentina Contra el Hambre”? ¿No estaríamos fomentando el desarrollo local, produciendo alimentos localmente y generando trabajo digno localmente? Si la demanda ya existe y va en crecimiento, ¿qué esperamos?
Hay saberes y conocimientos técnicos tanto en la población rural como en el INTA, en el SENASA y en la Secretaría de Agricultura Familiar. Pareciera que solo falta el empuje del Estado Provincial como Organizador Comunitario de una Red que abarque la producción-faena-distribución-consumo, tanto a escala familiar como de micro y pequeñas empresas.

Estamos frente a una nueva oportunidad de producir alimentos localmente fomentando la soberanía y autonomía alimentaria, que no solo genera trabajo y alimentos de buena calidad en el lugar donde se vive, sino que evita el traslado a distancia con los riesgos sanitarios, gastos en transporte refrigerado y aumento de desechos.

Un Estado activo que no espera sentado la llegada de inversores, que en muchos casos ya optaron por la renta financiera, puede avanzar en la creación de tejido productivo local apostando a “industrializar la ruralidad” e integrando a toda la cadena productiva: pollitos bebés, alimento (producción local de maíz), viruta para las camas, aprovechamiento de desechos, complementación con huertas y otros cultivos, salas de faena, agregado de valor a la carne de pollo, locales de venta y reactivación de metalmecánicas locales y nacionales. Un Programa sostenible en el tiempo con participación de todos los actores territoriales: productores, gobierno, instituciones técnicas, sistema educativo, casas de comida, turismo, etc.; con un control participativo que impida la presencia de la intermediación parasitaria o que algún eslabón de la cadena se quede con más ganancia de la que corresponde.

Producir localmente con recursos técnicos y humanos locales también ayuda a la desconcentración económica como factor importante en la lucha contra la inflación, ya que no solo se trata de controlar a los grandes empresas y convencerlos que “se porten bien”, sino  acrecentar y diversificar la competencia.

Bien podría extenderse el reloj y ampliar “la hora de los pollos” a la hora de los huevos, de los cerdos, de la leche, del queso, etc., es decir a la hora de los alimentos básicos que podemos y sabemos producir los tucumanos.

Pero volviendo a la pregunta inicial, ¿por qué no arrancamos? Sin duda que la voluntad política es importante, pero tanto como ella es la de cambiar la mirada sobre cómo encarar el desarrollo con inclusión, cómo construir tejido productivo, cómo crear más trabajo para más gente. Y aquí se hace necesaria una “Actualización Doctrinaria” que abandone vetustas teorías que nunca funcionaron. No se puede seguir pensando en la llegada del inversor o poner tan solo al lucro como único incentivo: todos debemos ganar, pero primero la Comunidad, valorizando el trabajo local y orientando la participación popular en la producción de bienes de consumo básico.

.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000