OPINIÓN

De virus y Piedras en el Camino.

Cuando de los malos momentos podemos aprender a ser mejores. Como volver a valorar la fuerza de la unión de las voluntades individuales.

Responsive image
Share on Google+




DE VIRUS Y PIEDRAS EN EL CAMINO, por Juan Serra, para Agenda uno.
 

La Pachamama es sabia y por algo hizo el reino mineral. El poder energético de las piedras y su utilidad en la construcción de viviendas, puentes y altares tienen reconocimiento milenario. Es hora también que aprendamos de “las piedras en el camino”. En el camino de la vida, claro.

Algunas piedras están para ser tropezadas y dejarlas ahí nomás, como si nada, para que otros vuelvan a tropezar. Otras también son tropezadas pero algo en la conciencia nos hace parar y sacarlas del camino. Son dos actitudes que nos persiguen desde siempre y que estamos obligados a elegir con cual convivir.

Como un meteorito que aún no se sabe desde dónde vino, el Corona Virus nos ha caído cual gran piedra en el camino, enfermándonos y recordándonos que la muerte es muy democrática cuando no la tomamos en serio.

Se supone que a esta tremenda piedra la sacaremos más tarde o más pronto. Mientras tanto nos pondrá a prueba. Nuevamente nos pondrá a prueba como sociedad para ver cuántos saca-piedras y cuantos ignora-piedras conviven entre nosotros. Ese será el único índice de sabiduría para acercarnos o alejarnos del precipicio al que nos conduce la vida moderna con depósitos de armas nucleares, con fabricas de tóxicos para fumigar alimentos, con armas químicas para imponer ideas y, sobre todo, con universidades y centros de altos estudios que nos enseñan que “si ganamos más y tenemos más cosas a cualquier precio seremos mejores, porque la avaricia, en el fondo, es buena”.

Hay compatriotas que desde hace tiempo la pasan mal atajando diversas “epidemias-sociales”, que también son pandemias. Epidemias que no queremos ver. Pero ahí están los pobres, los excluidos, los niños mal alimentados, las mujeres maltratadas y se haría larga la lista. Ahí están, y la cuestión es si ahora, que el temor nos tocó muy de cerca para recordamos que “uno se muere y nada se lleva”, podremos hacer algo para que haya una piedra menos en el camino.

¿Y qué podemos hacer para ser mejores?

Podemos hacer cosas simples y posibles en nuestra vida cotidiana que tienen apariencia de insignificantes pero que cuando se masifican son importantes. ¿Acaso no nos damos cuenta que podemos parar el mundo y tal vez en sesenta días sacarnos varios virus que no nos dejan pensar bien? ¿Acaso no nos damos cuenta que el poder radica en unir la voluntad de cada uno en una gran voluntad colectiva transformadora?

¿Acaso no nos damos cuenta que la trampa a la que nos someten los dueños es el ocultamiento del gran poder que reside en la unidad de acción de los “nadies”? ¿Acaso no nos damos cuenta con la sutileza que se adueñan de nuestras vidas y de nuestra forma de pensar y actuar?

No vamos a terminar con la sociedad del consumo, pero sí podemos reducir el consumismo y reorientar el consumo para proteger y hacer crecer lo nuestro, lo comunitario, lo de la provincia, lo del país, nuestras empresas, nuestros emprendedores, nuestros almacenes, el kiosco del vecino.

Podemos abandonar el consumo bobo que nos quita trabajo a los argentinos y regala trabajo a otros que no conocemos con solo mirar de dónde viene cada producto o quién y cómo lo produce.

Nos quejamos de que los gobiernos no crean trabajo digno y tras cartón con nuestras compras diarias, con la fuerza de nuestro consumo, creamos trabajo en empresas de otros países a costo de quitar trabajo a nuestras empresas. ¡Es de locos!.

Tan solo se trata de dejar de andar distraídos por la vida y prestar un poco más de atención. No se trata de mucho esfuerzo, sino de hacerlo de otra manera. Tal vez tenemos que diseñar nuevas propuestas organizativas en red más allá de las viejas propuestas desde los partidos o el estado que a la larga nos dividen.

 

Estrategias de Compra Y venta

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000