ESPECTACULOS

Estela de Carlotto destacó la solidaridad brasileña con Argentina

Brasil fue el primer país que se solidarizó con las Abuelas de Plaza de Mayo.

Responsive image
Share on Google+





La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, destacó hoy que “Brasil fue el primer país que se solidarizó con las Abuelas de Plaza de Mayo”, durante una charla en la que repasó su lucha por los derechos humanos, ofrecida en la Bienal Internacional del Libro de Río de Janeiro, donde Argentina es el país homenajeado.

"Vinimos en 1980, cuando había venido el Papa, para darle un dossier de la búsqueda de nuestros hijos y de nuestros nietos nacidos en centros clandestinos de detención" y "nos comprendieron y nos enseñaron a caminar por el mundo", repasó durante el encuentro del que participaron la directora de Asuntos Culturales de la Cancillería, Magdalena Faillace, la presidenta de la comisión de la verdad de Río de Janeiro, Nadine Borges, y el embajador argentino en Brasil, Luis María Kreckler.

A diferencia de Argentina, donde, reflexionó, "nos fuimos formando con esas situaciones de terror desde chica: los comunicados, que mi papá no fuera a trabajar, no había crítica, la prensa monopólica apoyaba esos golpes, así nos criamos, en una sociedad pasiva, en el error de que pensar distinto constituía una antinomia de enemistad".

Carlotto, quien hace apenas unos días dio a conocer la restitución de la nieta número 117, recaló en 1955, cuando "hubo una represión feroz, un asalto al poder, con bombas" y ella "estaba en la vereda de enfrente, feliz de que el peronismo se fuera", una "culpa" que atribuyó a su "forma de pensar de ese entonces, pero también a los medios que nos formaron de esa manera".

Tras lo cual se detuvo en la década del 70, cuando tuvo que "aprender de los jóvenes, nuestros hijos, que venían con protestas, consignas y nuevas ideas: Cuando nos tocó esperar que una hija o hijo no volviera fue cuando nuestra cabeza se acomodó a una realidad total y esa cosa de maternidad de entraña hizo que dijéramos ‘yo no me quedo quieta’".

"Teníamos miedo, estábamos solas, no sabíamos qué hacer, sólo fuimos a golpear puertas" y "en todos estos años, ya son 38, en vez de disminuir por el temor, seguimos. A mí me quisieron matar. En el 2002 vinieron a mi casa, yo estaba durmiendo. Las balas me pasaron por todos lados menos por mi cuerpo, y cuando salí, la prensa me preguntó si tenía miedo: Dije que no, porque la balas que estaban en la pared de mi casa, eran las mismas que sacaron del cráneo de Laura", concluyó.


Fuente: Telam.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000