OPINIÓN

Es posible una Argentina Cientifica, Técnica y Solidaria.

La recuperación del Ministerio de Ciencia y Tecnología lo habilita a dar un paso más para ocuparse de las demandas sociales

Responsive image
Share on Google+




¿ES POSIBLE CONTAR CON UN SISTEMA CIENTIFICO-TECNICO SOLIDARIO?

Por Juan Serra para Agenda Uno.

La recuperación del Ministerio de Ciencia y Tecnología lo habilita a dar un paso más para ocuparse de las demandas sociales

“Hasta que tengamos una Colombia justa podemos tener una Colombia solidaria”, dice el lema de la Asociación Colombiana Campesina  Agro-solidaria. Podemos copiarlo para nuestro país y, tal vez, darle una vuelta de tuerca y animarnos a decir: “hasta que tengamos una Ciencia Justa podemos tener una Ciencia Solidaria”.

El actual gobierno nacional recuperó el Ministerio de Ciencia y Tecnología y aumentó su presupuesto para contar con más y mejores recursos humanos y materiales. ¡Un gran paso hacia adelante! Pensemos ahora  cómo hacer más solidario ese Ministerio y su Sistema Científico (CONICET, INTA, INTI, UNIVERSIDADES PUBLICAS), ya que aún no cuenta con suficiente legitimidad en los sectores populares.

Valga insistir en la importancia de contar no solo con un Sistema legalizado a través de leyes y presupuestos, sino también con un Sistema legitimado en el apoyo y reconocimiento de la población. Así como la Comunidad cuando sufre un accidente piensa al toque en acudir al hospital, cuando se enfrenta a un problema debería pensar en acudir a las instituciones del Sistema Científico Técnico.

Legitimar sería algo así como grabar en el sentido común “que es necesario porque se ocupa de escuchar los problemas y brindar soluciones”. ¿Tengo un problema?... voy para ahí. Debería ser visto “como sanador” de gran parte de los problemas socio-técnicos de la vida cotidiana; como un lugar donde se piensan nuevas formas productivas y organizativas para poder generar trabajo digno y vida digna, en un mundo donde el trabajo asalariado va desapareciendo y van aumentando los “ciudadanos-nadies” excluidos.

Una Comunidad es más sustentable cuando tiene un Sistema Científico-Técnico Solidario que dispone de tecnologías apropiadas, y apropiables, para consolidar modos de vida más inclusivos y autónomos.

¿Cómo se legitima el Sistema Científico Técnico? ¿Cómo puede ser más solidario?
Primero reconociendo, valiente y constructivamente, que está en deuda. Que no puede tirar la pelota fuera de la cancha y decir que “la dificultad” está fuera, en los posibles destinatarios o en el resto de la sociedad. Debe mirar también hacia adentro, revisar las prácticas e intentar establecer un “Diálogo Tecnológico Solidario” con la Comunidad.

Decimos “Diálogo” porque se trata de un encuentro entre partes, entre distintos saberes, costumbres y relaciones sociales. Ahora comprendemos que el hombre construye el mundo según sus prácticas, y parece incuestionable entonces que de diferentes prácticas resulten diferentes conocimientos.

Ningún monopolio es bueno, menos aún el monopolio del conocimiento y la verdad. El Sistema Científico Técnico debe salir a Dialogar en forma simétrica (de igual a igual) con aquellos que lo necesitan, y entre las partes anotar las demandas y acordar las posibles soluciones.

Decimos Tecnológico porque entendemos a la tecnología como la práctica que transforma  las ideas en productos y servicios útiles para la Comunidad. Y entendemos también que la tecnología es imprescindible para generar trabajo digno y vivir dignamente.
Sin dudas que ya existen  tecnologías útiles, pero también en el Encuentro y en el Diálogo aparecen nuevas ideas que pueden transformarse en nuevas soluciones apropiadas y apropiables.

Decimos Solidario porque al ser un Sistema que recibe los aportes de todos los argentinos (presupuesto para funcionar), no debe actuar como una unidad de negocios que mercantiliza el conocimiento sino como una entidad Pública Solidaria que pone la satisfacción de las necesidades de la población por encima de la obtención del lucro. También decimos Solidario porque debe haber un criterio de prioridad hacia los sectores más empobrecidos. Y no se trata de dejar de hacer lo que se viene haciendo, sino agregar un chip que ponga el servicio a la Comunidad en primer término y bajar un cambio en la búsqueda del prestigio y el “chapeo” institucional o personal.

Sería deseable que un ejército de investigadores y extensionistas del Conicet, del INTI, del INTA y de las Universidades Públicas se distribuyan por todo el territorio argentino, sobre todo donde las necesidades son más acuciantes, tal vez imitando un formato similar al sistema de salud con los Centros de Atención Primaria, o armando carpas en las plazas de los barrios, o abriendo Centros Tecnológicos de Saberes Comunitarios, o Fortaleciendo los Centros Integradores Comunitarios, o de cualquier otro ingenioso modo de intervención  que permita generar los espacios donde se haga realidad el Diálogo Tecnológico Solidario.

Sintetizando:
¿Para qué sirve tener un Sistema Científico-Técnico?: “Para investigar y desarrollar nuevos conocimientos, nuevas tecnologías, nuevos productos, nuevos medicamentos, etc.”
¿Y quién paga todo eso?: “Lo paga el conjunto de los argentinos”
¿Y para qué queremos todo eso?: “Para que el conjunto de los argentinos viva mejor”
¿Será que el “Conjunto” se refiere a Todos y Todas? Eso esperamos de un gobierno popular.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000

Escucha "WhatsApp Audio 2019-08-15 at 09.44.15" en Spreaker.