OPINIÓN

Los lideres democráticos y sus bases

Características de un análisis exhaustivo por parte de uno de nuestros columnistas.

Responsive image
Share on Google+




LOS LIDERES DEMOCRATICOS Y SUS BASES., por Ruben Ricco para Agenda Uno.

 

La discusión sobre la temática del liderazgo y dentro de ella, qué se puede considerar un “líder” es muy antigua en las Ciencias Políticas y también en la Sociología. Max Weber y Durkheim, entre otros pensadores de la Europa del S. XIX, pero de manera mucho más cercana, el Gral. Juan D. Perón en nuestra Argentina de mediados del siglo nos esclarecen al respecto. Tomando trazos de esos aportes geniales y en una apretada síntesis que se puede aplicar tanto a nivel micro como macro social, consideraremos en principio que un líder es alguien capaz de ejercer el arte de influir sobre un grupo para que trabaje en pos de un proyecto.

Si hablamos de un líder democrático y progresista, estos objetivos estarán dirigidos a colaborar con el bien común. En este sentido el líder se expresa por medio de la autoridad y no a través del poder descarnado. La diferencia radica, en que la primera genera adhesiones voluntarias en la mayoría de los casos, debido al carisma personal de quien ejercer el liderazgo; el segundo generalmente, se expresa por la coacción y la fuerza, lo que suele generar adhesiones la mayoría de las veces no voluntarias.

Aquí comienza a dividirse el camino que perfila un líder “democrático” de alguien que ejerce una conducción basada en naturaleza y principios autoritarios.

En muchas disciplinas, pero especialmente en la política es importante establecer las diferencias. El líder democrático entiende su función como un acto de servicio y lo lleva adelante dando muestras de honradez y ejemplo a los demás. Adopta un compromiso vital con el conjunto y asume una línea de trabajo donde el respeto por sus dirigidos es la característica principal. Otro factor importante en el manejo del líder democrático es la práctica de la consulta y el mecanismo del consenso en la toma de decisiones. Podemos decir también que la mayoría de estos líderes asumen primero que nadie los riesgos y las consecuencias que derivan de las decisiones adoptadas por el conjunto. Sus seguidores tienden a ser grupos convencidos y participes de las doctrinas sostenidas y no objeto de la cooptación de tipo clientelista o cautivo en términos políticos.

En contraposición, quien ejerce una conducción basada en el autoritarismo (sea a nivel micro o macro social) tiende a manejarse de manera autocratica concentrando en sí mismo la toma de decisiones; no simpatiza con el trabajo en equipo y considera en inferioridad a los demás en orden a las capacidades operativas e intelectuales. Otra característica de este tipo de conducción se manifiesta en la adopción de posiciones de fuerza y control férreo sobre los grupos dirigidos; pueden llegar a ser desde pequeños grupos hasta una sociedad entera. En el terreno social y político la historia argentina muestra a las claras 2 tipos contrapuestos de conducción, expresada fundamentalmente en gobiernos dirigidos por personas elegidas democráticamente y dictadores surgidos de golpes de estado. Por último, diremos que otra característica de estos tipos de conducción autoritarios es la constante exigencia de obediencia y sumisión y el permanente desprecio por el consenso como mecanismo que puede colaborar en la toma de decisiones.

Finalmente, otros factores importantes de un liderazgo progresista son:

a) El Líder democrático se siente conductor del conjunto sin discriminar entre grupos o sectores, posee apertura y lucidez para captar los aportes que se le hagan.
b) Quien pretende dirigir con éxito un grupo humano o una sociedad entera debe ser proactiva y contagiar sus convicciones al conjunto.
c) Dentro de las pautas democráticas, fomenta que la gente se exprese y actué pues estos hechos sociales sirven de puntos de referencia para estar siempre con los “pies sobre la tierra” y saber hacia dónde se deben dirigir las acciones-  .Además, la movilización social suele ayudar al líder en la toma de algunas decisiones importantes que afecten intereses particulares en beneficio del conjunto.
d) La Solución de los problemas y la rectificación de rumbos como también todo hecho que haga al futuro de la sociedad compete al conjunto, aunque el líder democrático asume la responsabilidad final. Interviene con su investidura y condición de líder en cualquier tipo de conflicto que amenace a sus dirigidos como grupo o sociedad.

Por último se debe rescatar que el líder democrático asume realmente su autoridad como un acto de servicio a los demás, por ello en sus manifestaciones cotidianas hablara no de un “yo” sino de un “nosotros”.-


Lic. RUBEN RICCO.
SOCIOLOGO.
MASTER EN CCIAS. POLITICAS.

www.agendauno.com.ar - info@agendauno.com.ar
San Martin 623 – 2do. Piso – Ofic. 1 - Tel 422-0217
San Miguel de Tucumán - Tucumán, Argentina - C.P. 4000

Escucha "WhatsApp Audio 2019-08-15 at 09.44.15" en Spreaker.